Día 2 – Primera vez juntos

Hoy estuvimos juntos los tres por primera vez. Mi esposa está hermosa aunque adolorida. Caminar con ella por la clínica me hizo sentir una especie de orgullo paterno.

A las 4:00 p.m. salí de la oficina para el Hospital y entré derecho a la Unidad de Cuidados Intensivos porque mi esposa tenía visitas. Me reuní con mi hija justo en el momento en que la iban a trasladar a la Unidad de Cuidados Intermedios, lo que es una gran noticia, fue muy emocionante verla por fuera de la incubadora y saber que la iba a poder tocar. Descubrí que tiene unos pulmones de cantante por chistoso. Estaba llorando muy suave y le dije – Hambre? espere mijita a que lleguemos a la casa, porque allá si no hay NADA!- y yo creo que entendió porque ahí mismo empezó a gritar y a llorar con rabia, me tocó decirle que era mentira, que era una broma y hacerle un masaje en la frente para que se calmara.
Al parecer, la aorta está bien y los exámenes salieron perfectos (esos), también le intentaron hacer una ecografía de los ovarios y aunque no se los pudieron ver, la niña tiene el útero bien formado, esa es otra buena noticia.

Fue la primera vez que le di un beso a mi hijita, aunque con un poco de susto, pues mi boca es más grande que su cabecita, me acerqué y le di un beso en la frente. Me encantan sus cachetes. En un momento me dió la impresión de estar viendo una foto de mi hermano Juan Carlos, pero en versión bonita jajaja.

Luego de un rato, me encontré con Alexandra y me mostró la herida de la cesárea, es muy grande, definitivamente a los médicos, si no son cirujanos plásticos, poco o nada les importa la estética jejeje. Pero lo importante es que está bien y que le han hecho las curaciones también. Mientras estábamos en la habitación (306), le llevaron la comida, a ella no le gustó mucho, era carne asada, verdura y arroz. No tocó el jugo y dejó más de la mitad de la comida (necia!). Finalmente decidimos ir a darle de comer a la bebé. Despacito, se demoró casi cinco minutos para bajarse de la cama, pero finalmente lo logró. Al llegar a la UCI, le están dando comida a los bebés, a Verónica ya le habían dado, pero igual tocaba intentar darle leche materna.

Verónica comiendo
Verónica comiendo

Finalmente terminamos y dejé a Alexandra nuevamente en la habitación. Hoy le deben hacer otros exámenes y Alexandra sale de la clínica. Importane, tengo que darle las gracias a Inés por ofrecernos su ayuda, no la he podido llamar, pero hoy espero hacerlo, seguramente este fin de semana vamos a pasar por allá (si alcanzamos, porque nos toca darle de comer cada tres horas entonces no hay mucho tiempo).

Hoy no voy a pasar por el Hospital porque tengo que esperar a mi esposa y guardar las cosas de Navidad que no he recogido. Pero mañana nos toca ir a los dos. Mi hijita se va a quedar una semana en el Hospital, ya quiero que llegue a la casa para que la conozca y conozca su cuarto.

Verónica empezando a comer
Verónica comiendo… que lucha!
Verónica comiendo
Verónica comiendo
Alexandra y Verónica
Alexandra y Verónica a la hora de la comida
Mamá y Verónica
Después de la comida, el sueño.