Hoy se corrió la etapa número 17 del Tour de France en la que el ganador ha sido Matteo Trentin (Mitchelton-Scott), que hizo parte de los 34 pedalistas de la escapada del día. Trentin logra así la cuarta victoria de etapa para su equipo y la tercera en su carrera deportiva en el Tour.

La etapa rompió con el patrón de una mala y una buena y terminó siendo tan aburrida como la de ayer, pero el «post-carrera» ha sido de los más interesantes del Tour.

Desde antes del arranque de la etapa el ambiente ha estado muy tenso. Ayer después de la etapa Peter Sagan pidió a la asociación de ciclistas profesionales su intervención para intentar mejorar las condiciones de los ciclistas debido a las altas temperaturas que se presentaron en la etapa 16 en la que se pudo observar a algunos ciclistas con bolsas de hielo en la cabeza y en la espalda por el calor sofocante. Se habló de algunos que tomaron hasta 30 bidones de líquido durante la etapa.

Sumado a lo anterior, había nerviosismo en el grupo principal por la posibilidad de un ataque de Julian Alaphilippe (Deceuninck – Quick Step) en el premio de montaña a 9 kilómetros de meta y los equipos que controlaban la carrera querían estar todos en la punta para evitar sorpresas. Fue ahí cuando comenzó la verdadera acción de la etapa.

A falta de 11 kilómetros para que llegara el grupo principal (ya la etapa había terminado para la escapada), el Team INEOS y el Team Jumbo-Visma luchaban por llevar adelante a sus líderes. Los gregarios de ambos equipos intentaban colocarse en la mejor posición para anticipar cualquier movimiento de Alaphilippe y la tensión se elevaba. Entonces Tony Martin y Luke Rowe se cruzaron cuando el segundo intentaba sobrepasar al primero para llegar a la punta del grupo. Las cámaras nos permitieron ver movimientos extraños de parte de Martin que casí provocan la caída de Rowe pero el incidente no pasó a mayores y el grupo llegó a la meta en total calma luego de que Alaphilippe se acercara a Martin y le pidiera calma.

Sin embargo el asunto no terminó ahí para los comisarios de carrera que decidieron expulsar a los dos ciclistas del Tour basados en el artículo 2.12.007/8.2.1 “Falla para respetar las instrucciones, comportamiento impropio, peligroso o violento; daño al medio ambiente o la imagen del deporte / Entre corredores”. Fue una decisión sorpresiva para un incidente propio de la tensión que se vivía en el momento y que en realidad no pasó de un pequeño altercado, por lo menos, nada comparable con lo que le sucedió a Miguel Ángel López.

Desde ese momento, la expulsión de los dos corredores se convirtió en el centro de atención, todos los sitios especializados comenzaron a investigar y a buscar a los ciclistas. Los dos equipos afectados reunieron a los implicados y emitieron un comunicado conjunto en Twitter, en el que los dos se han disculpado y han pedido una segunda oportunidad, pero han sostendido (ambos) que el incidente no fue tan grave y que consideran la decisión injustificada. Este es el tweet que fue compartido tanto por el INEOS como por el Jumbo-Visma

La decisión de ASO se conocerá mañana en la salida de la etapa a las 11 a.m. hora de Francia. Es decir que los ciclistas deberán llegar preparados para la etapa y es muy posible que no se les permita correr. Mi opinión claramente es que es una decisión muy injusta y que debería ser revisada y modificada ante la apelación de los dos equipos y a la reacción que ha tenido el público en general.

Mis teorías

La primera desde luego tiene que ver con que los comisarios del Tour siempre se han caracterizado por tomar decisiones polémicas y muchas veces apresuradas como la expulsión del entonces campeón del mundo Peter Sagan por un incidente en el embalaje de la etapa 4 del Tour 2017 que provocó el retiro con fractura de Mark Cavendish.

La segunda es la mejor de todas. Los comisarios del Tour son franceses. Igual que en 2017 cuando fue expulsado Sagan y el beneficiado fue el ciclista francés Arnaud Démare que heredó la camiseta verde, hoy los mayores beneficiados con esta decisión son Thibaut Pinot y Alaphilippe.

La encuesta realizada por procyclingstats.com preguntando si considerabamos justa la expulsión arrojó estos resultados

Etapa 18

Mañana se correrá la etapa 18 de este Tour. 208 kilómetros entre Embrun y Valloire, con cuatro puertos de montaña, uno de tercera, uno de primera y dos fuera de categoría. Entregará un total de 52 puntos en la clasificación de la montaña, lo que la hace muy atractiva para cualquier ciclista que quiera meterse en la pelea por esta clasificación. Sin embargo, la acción se verá en el grupo principal, donde comenzará la última serie de etapas de montaña en los Alpes. Los favoritos tienen ahora que sacar la casta y comenzar a luchar. El Movistar Team ha prometido romper la carrera desde el principio e ir por todo o nada. INEOS y Jumbo-Visma tendrán que usar sus poderosos equipos para decantar la carrera, mientras el Groupama – FDJ podrá darse el lujo de estar a la expectativa y esperar un día más.

Categorías: