Hoy se corrió la etapa 18 del Tour de Francia en la que el ganador ha sido Nairo Quintana, en una demostración de valentía y sacrificio propias de su casta. Justo cuando sus detractores inundaban las redes sociales con mensajes descalificadores y ofensivos en los que inclusive le exigían el retiro, Nairo ha sacado su mejor versión para subir el Col du Galibier y apuntarse la victoria en la etapa reina del Tour. Un triunfo que sabe a revancha con los españoles en este año de bicentenario. Los insultos y sobrenombres de los periodistas ibéricos quedaron silenciados de la misma forma en la que Rigoberto Urán supo callar a sus críticos en 2017 para convertirse en subcampeón del Tour… PEDALEANDO.

Nairo ha luchado contra todas las adversidades que se le han plantado en el camino desde el primer día de competencia, con un equipo que nunca tuvo el coraje de decir que no corrían para el sino para Mikel Landa y que además le costó una enorme pérdida de tiempo frente al resto de los favoritos en la segunda etapa cuando el Movistar Team hizo la peor contrarreloj por equipos de su historia. La mala fortuna también ha jugado en su contra y le ha castigado dos días antes de la contrarreloj individual con una caída que le produjo una lesión en el brazo, en el lugar que utiliza para apoyarse en la bicicleta de contrarreloj de esta especialidad, además, considero que estuvo afectado no solo física sino psicológicamente por el mal ambiente que se vive al interior del equipo y para completar sus propios compañeros lo han eliminado en la etapa 14 cuando se ha subido al Tourmalet.

Me ha faltado nombrar en esta lista de problemas a Eusebio Unzue, el peor estratega de ciclismo por lo menos de la actual versión del Tour. Lo he dicho desde el principio de la competencia, el fracaso del Movistar Team no solo en esta versión sino en las anteriores ha sido producto de la falta de comunicación y de liderazgo que sale desde la cabeza del equipo comunicador. Y hoy ha vuelto a hacer de las suyas.

La carrera

El grupo amaneció con ganas de correr y durante los primeros 60 kilómetros se presentaron escaramuzas que eran cerradas rápidamente por los diferentes equipos que querían meter elementos en la fuga. Finalmente en el kilómetro 158 se consolidó la que sería la escapada del día y otra vez Quintana y Romain Bardet (AG2R La Mondiale) eran los principales protagonistas del grupo que aumentaba la diferencia con el pasar de los kilómetros. También en la fuga se encontraba Tim Wellens (Lotto Soudal) para intentar defender la camiseta de los premios de montaña y Adam Yates (Mitchelton-Scott) que cambiaba el rol con su hermano Simon. Otro importante de la fuga fue Michael Woods, que con Alberto Bettiol eran las cartas del EF Education First. En total 34 ciclistas que intentarían la hazaña de ganar la etapa reina de este año. Al paso del Col de Vars que fue ganado por Wellens en embalaje con Bardet la escapada comenzó a fracturarse, adelante se escapaba Greg Van Avermaet (CCC Team) con Julien Bernard (Trek – Segafredo), seguidos por el grupo de Bardet y Quintana.

En el kilómetro 120 la diferencia de los punteros con el grupo principal era de casi 9′, mientras que el grupo Quintana marchaba a cerca de 1’30» y con esto, Nairo llegaba al segundo lugar de la general virtual. Atrás entonces comenzó a trabajar el Movistar que dejó en el camino muchas víctimas entre las que estaba Dan Martin (UAE-Team Emirates). La persecución continuó hasta la cima del Col d’Iozard sin el esperado ataque de Landa y sin previo aviso los pupilos de Unzue se replegaron. No entendí, ¿cómo? y entonces ¿para qué? seguramente otra de las estrategias de la mente maestra del Movistar o de su jefe de filas. Después de este duro trabajo en el que Landa perdió a Marc Soler, la diferencia de los punteros se redujo a menos de 5′.

Wellens había quedado descolgado en la subida y Bardet capitalizó. Ahora la diferencia entre los dos primeros de la clasificación de montaña era de 28 puntos y con Bardet adelante, Wellens apretó el acelerador en la bajada hasta alcanzar al grupo de Quintana justo antes de iniciar el último ascenso del día. El paso atrás se volvía a reducir y en la punta del grupo de favoritos ahora controlaba el Team INEOS.

El ritmo en la subida fue suficiente para dejar a cinco corredores en punta, Bardet, Quintana, Woods, Alexey Lutsenko (Astana Pro Team) y Damiano Caruso (Bahrain Merida). Lutsenko era el más activo, pero cada vez que alguno intentaba un ataque, Quintana lo cerraba con autoridad y sin gastar más de lo necesario. Finalmente a falta de 27 kilómetros para la meta (7 para la cima del Galibier), Nairo hizo su ataque, solo fue uno, no miró atrás. En ese momento el grupo de favoritos marchaba con un retraso inferior a los 5′ y nunca volvió a estar tan cerca. A diferencia de la etapa de Foix, se le veía suelto, pedaleando tranquilo, aumentando constantemente la diferencia con Bardet y Lutsenko y más aún con el grupo del líder.

Cuando Nairo cruzó el Galibier, atrás atacó Egan Bernal (Team INEOS), nadie lo pudo seguir, Alejandro Valverde (Movistar Team) lo intentó, pero fue un gran error, no solo perdió contacto con Bernal, más adelante perdería contacto con los favoritos. Bernal se veía muy fuerte, era el único que sostenía la diferencia con Quintana, mientras en el grupo de los favoritos la diferencia continuaba aumentando con respecto a los dos colombianos. Pronto, Egan le tomaba 1′ al grupo de Julian Alaphilippe y parecía que sentenciaría al frances, pero Geraint Thomas atacó. ¿Qué?, ¿cómo así? pero si Egan es del mismo equipo En los últimos 2 kilómetros de ascenso, la aceleración de Thomas llevó a Thibaut Pinot, Rigoberto Urán, Steven Kruijswijk, Emanuel Buchmann y Mikel Landa a recuperar unos 30″ con respecto a su compañero de equipo, diferencia que mantuvo durante el descenso.

En meta, Nairo levantó los brazos y volvió a inscribir a Colombia en la historia del Tour, detrás llegó Bardet que había soltado a Lutsenko. Egan fue octavo a 4’46» y el grupo de Thomas llegó 32 segundos después.

Ahora Egan es segundo en la general a 1’30» y Nairo es séptimo a 3’54». Urán que hoy se vio fuerte sigue noveno pues perdió el puesto con Quintana, pero se lo ha ganado a Valverde.

Conclusiones

Hoy el sabor es agridulce. Por un lado existe la felicidad de saber que no solo Quintana, sino todos los colombianos son claramente los más fuertes en los Alpes. Por otra parte, queda un sin sabor con los equipos de los nuestros, pues ha sido evidente que las estrategias utilizadas han ido en contra, no solo de los pedalistas colombianos sino de los mismos equipos, lo que me hace preguntarme, ¿será que prefieren perder a ver ganar un colombiano?

Quintana hoy está de nuevo por delante de Landa y de Valverde. Debería asumir nuevamente el liderato del equipo, aunque claramente eso no va a pasar. Mañana Nairo no podrá escaparse como hoy y tendrá que buscar la forma de descontar tiempo teniendo en cuenta que hoy ha gastado mucho.

Urán estuvo muy fuerte y en ningún momento se le vio en problemas durante la etapa, pudo seguir todos los ataques de Thomas y Pinot y en la bajada considero que podría haber atacado para ganar algo de tiempo, pues por momentos se veía como el único capaz de seguir a Alaphilippe que dejó escapar una oportunidad de aplicarle tiempo al resto de favoritos.

Hoy ha cambiado de dueño la camiseta de la montaña que ha conseguido Romain Bardet al pasar de segundo en el Galibier. Ahora adelanta a Wellens por doce puntos y a Caruso por 26. En esta denominación quintana que inició el día con 2 puntos, ahora es cuarto con 58 puntos. Ayer cometí un error en el cálculo de los puntos a repartir hoy, pues según el reglamento del Tour, los premios de montaña por encima de los 2000 metros darán puntos dobles, es decir que la etapa repartió 103 puntos.

Etapa 19

Llegó la hora de hacer predicciones. Y con esto me voy a arriesgar un poco:

  • 1. Mañana Julian Alaphilippe perderá la camiseta amarilla.
  • 2. El ganador del Tour será Egan Bernal a no ser que desde el carro del director se lo impidan con una orden de equipo.
  • 3. Hay tres colombianos entre los diez primeros, lo que demuestra que el año fantástico del que se habla en Europa, no es una coincidencia.
  • 4. Durante la parte final de la carrera, antes de que Nairo Quintana se quedara solo, recibió ayuda de Andrey Amador que se puso en la punta del lote por varios kilómetros. Esto lo aclaro porque en algunos medios dicen que todo lo hio solo y no es del todo cierto.

Mañana el final de la etapa es todo por encima de los 2000 metros y se pasará el punto más alto del Tour en el Col de l’Iseran a 2751 metros a 39 kilómetros de meta. Ojo, el aire de mañana es parecido al de la Sabána de Bogotá y Tunja.

Si Pinot va a mostrar debilidad, será mañana, hoy acabó muy mal la etapa.

Para los que opinan que Nairo hoy salió e hizo lo que hizo porque lo dejaron, les cuento que Nairo hoy puso el récord de la subida más rápida al Galibier, bajando 1′ la marca que tenía Frank Schleck. Esto quiere decir que de todas formas fue el más fuerte en esa subida y había estado haciendo un desgaste importante en la escapada antes de iniciar la subida.