Hoy se corrió la décimo segunda etapa del Tour de France 2019. La última etapa antes de entrar a la gran montaña y empezar la «guerra» que todos esperamos por la victoria final entre el Team INEOS y el resto de equipos del World Tour.

Hoy la escapada se produjo en la segunda hora de carrera después de haber recorrido más de 60 kilómetros en los que el pelotón rodó a un promedio horario superior a los 50 kilómetros. Finalmente, corredores de casi todos los equipos que participan en el Tour empezaron a despegarse con el permiso de los hombres que hasta ese momento controlaban la carrera. Solo tres equipos dejaron a todos sus hombres en el grupo principal, siendo el INEOS y el Groupama – FDJ los dos equipos con hombres en los diez primeros y sin representantes en la fuga.

La etapa de hoy tenía un perfil de alta montaña con dos premios de primera categoría. El total de ascenso vertical sumaba 3088 metros y la distancia recorrida sería de casi 210 kilómetros, lo que la convertía en la quinta etapa más larga de este Tour. Sin embargo con la atención de todos los candidatos de la general centrada en la etapa contrarreloj de mañana, se sospechaba que el ganador del día saldría de la fuga que finalmente tuviera el permiso del grupo principal.

Durante la primera parte de la carrera el Deceuninck – Quick Step mantuvo la distancia con la fuga controlada y por debajo de los 5 minutos, pero luego de comenzar la subida al último premio de montaña, le cedió la responsabilidad al equipo de Bernal y Thomas. Desde ese punto y con toda la acción que se presentaba en la punta de la carrera, la diferencia comenzó a aumentar irremediablemente hasta los 9’35» que fue la diferencia final en la linea de meta.

Aunque la carrera no tuvo emociones entre los candidatos al título, en la punta de carrera la historia fue diferente, ataques y contraataques de los escapados redujeron el grupo en las dos subidas de primera categoría. El primero en intentar la escapada fue Simon Clarke del EF Education First que atacó al cruzar el primer premio de montaña de primera categoría y llegó a tomarle al primer grupo de la fuga que para ese momento ya solo contaba con 26 unidades una distancia de 1’30» que rápidamente se redujo en el tercer premio de montaña (segundo de primera categoría), para ser sobrepasado por Matteo Trentin del Mitchelton-Scott que tomo la punta y siguió adelante en solitario. Detrás de el, el grupo empezó a desgranarse, entre las víctimas de la segunda subida estaba el líder de la clasificación de montaña Tim Wellens, que ya había ganado 11 puntos en el día y con eso cumplía con su objetivo. Giulio Ciccone no intentó meterse en la fuga y ahora se encuentra a 24 puntos en esa clasificación.

Antes de llegar al premio de montaña, más ataques se produjeron entre los escapados y finalmente Trentin fue capturado y dejado atrás por un grupo de tres corredores que en la meta iba a disputar la etapa (Adam Yates, Pello Bilbao y Gregor Mühlberger). Tras coronar el último premio de montaña, la gráfica mostraba un descenso de 30 kilómetros, pero en realidad, durante gran parte de este descenso tocaba pedalear pues el gradiente de bajada no era muy alto. Al final un sprint de 200 metros con curva incluída, para que Adam se llevara la victoria de etapa.

En la clasificación general no hubo cambios, tampoco en la montaña, Peter Sagan volvió a ganar el sprint intermedio y amplió su ventaja en la camiseta verde, en la que Elia Viviani perdió el segundo puesto pues no se metió en la escapada. El gran perdedor de la jornada fue el Movistar Team que perdió el liderato en la clasificación por equipos que ahora tiene el Trek – Segafredo.

Etapa 13

Mañana se corre la contrarreloj individual, en la que se esperan grandes diferencias. Hoy se ha retirado Rohan Dennis, el campeón mundial de la especialidad que ahora tiene que explicarle a su equipo el motivo por el que se ha bajado de la bicicleta. No hay un favorito claro para ganar la etapa, pues en el Tour hay excelentes contrarrelojistas, algunos son candidatos al título y otros fueron llevados por sus equipos para luchar por esta etapa y para ayudar en la etapa 2 (Contrarreloj por equipos). Algunos de los que podrían brillar mañana:

  • Michał Kwiatkowski (Team INEOS)
  • Stefan Küng (Groupama – FDJ)
  • Jonathan Castroviejo (Team INEOS)
  • Søren Kragh Andersen (Team Sunweb)
  • Nelson Oliveira (Movistar Team)
  • Yves Lampaert (Deceuninck – Quick Step)
  • Tony Martin (Team Jumbo-Visma)
  • Patrick Bevin (CCC Team)
  • Geraint Thomas (Team INEOS)
  • Simon Yates (Mitchelton-Scott)
  • Kasper Asgreen (Deceuninck – Quick Step)
  • Steven Kruijswijk (Team Jumbo-Visma)

También hay que contar en este grupo a la sensación del momento. El ciclista que todos quieren tener en su equipo: Wout van Aert que no tiene mucho historial en la especialidad, pero seguro ha demostrado que puede defenderse en cualquier terreno y en cualquier especialidad y seguro tiene opciones de dar una sorpresa mañana.

Entre los favoritos nada está escrito y no creo tener la bola de cristal para saber lo que va a pasar, sin embargo dados los resultados en etapas de este tipo, yo los podría clasificar así:

Más fuertes en la especialidad
  • Geraint Thomas (Team INEOS)
  • Steven Kruijswijk (Team Jumbo-Visma)
Perderán poco tiempo 0.5 a 1 segundo por kilómetro
  • Egan Bernal (Team INEOS)
  • Dan Martin (Team Jumbo-Visma)
  • Thibaut Pinot (Groupama – FDJ)
  • Jakob Fuglsang (Astana Pro Team)
Perderán un poco más de tiempo 1 a 2 segundos por kilómetro
  • Adam Yates (Mitchelton-Scott)
  • Nairo Quintana (Movistar Team)
  • Rigoberto Urán (EF Education First)
  • Richie Porte (Trek – Segafredo)
Perderán más tiempo más de 2 segundos por kilómetro
  • Romain Bardet (AG2R La Mondiale)
  • Mikel Landa (Movistar Team)

Aclaro que estas son solo especulaciones basado en resultados anteriores en etapas similares, podría pasar que Adam Yates le gane al resto de los favoritos. En estas carreras juega mucho la presión.

Con respecto a Julian Alaphilippe, no creo que mañana sea el día para perder la camiseta de líder. Su equipo es experto en contrarreloj y el no lo hace nada mal. Eso sucederá más adelante.