Photo credit: TDWsport.com
Chris Froome – Photo credit: TDWsport.com

Acabo de leer un artículo sobre el caso de doping de Chris Froome. Creo que estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe el autor sobre todo el problema con el Salbutamol de (debo decir) uno de mis ciclistas favoritos. Siempre he sido un gran admirador y me apena mucho ver que el comportamiento de Froome sea tan parecido al de un político que descubierto mientras comete un delito, decide negarlo, negarlo aunque lo descubran con las manos en la masa.

Me parece que lo más fácil para terminar con este problema habría sido aceptar que cometió un error y asumir las consecuencias de su errónea decisión de ingerir una dosis de la droga que estaba por encima de la permitida en cualquier reglamento de cualquier deporte del mundo. Ahora se les ocurre cambiar la idea y afirmar que los riñones de Froome fallaron justo al ingerir la dosis y por este motivo no evacuo en dosis pequeñas el salbutamol que tenía en el sistema, pero luego funcionaron cuando estaba sacando la muestra para el control anti-doping. Una nueva historia de fantasía que lo único que hace es quitarle credibilidad al equipo más sospechoso del World Tour durante los últimos años.

El artículo que acabo de leer en Velonews (link al artículo aquí), plantea que Froome eligió entre arriesgarse a infringir el reglamento usando un método de dosificación prohibido o retirarse de la Vuelta a España en la que era el líder, pues una gripe que se había agravado, estaba comenzando a afectar su rendimiento debido al asma y el inhalador que es el único método permitido para dosificarse, no le proporcionaba suficiente salbutamol para sentirse mejor. Al parecer Froome (o su equipo, nunca lo sabremos) decidieron elegir arriesgarse a romper las reglas y arriesgar una sanción.

Una explicación sencilla a un problema gigante, que claro, nunca van a aceptar los implicados. Es muy triste, pero creo que Chris no podrá explicar razonablemente lo que pasó y tampoco sabremos la verdad en muchos años, pero lo cierto es que ahora la palabra la tiene la UCI. La sanción que yo espero debe recibir uno de mis ciclistas favoritos, debería ser de al menos dos años, es el caso más grave de dopaje con esta droga y ya hay antecedentes de sanciones mayores a un año. ¿Qué va a pasar? solo saben en Suiza, amanecerá y veremos.

Categorías: