Comenzó la montaña en el Tour de France, pero no con ella llegaron las etapas emocionantes y mucho menos las grandes diferencias que esperabamos. Hoy, se presentaba una etapa con posibilidades para los escaladores, con siete premios de montaña, de los cuales cuatro eran de primera categoría. Era el momento de empezar a definir los grandes candidatos y para «el resto de los equipos» la oportunidad de poner en jaque al que ahora más que ayer, es el equipo a batir de la carrera, obviamente me refiero al Team INEOS de Geraint Thomas y Egan Bernal. Pero en lugar de eso, vimos una etapa con muy pocas emociones y en la que los equipos se esperaron casi hasta los últimos 2 kilómetros para intentar algo.

La escapada

Comenzaré por la fuga, que como era presupuestable se conformó desde muy temprano con algunos pedalistas que seguro arrancaban la etapa con el máximo objetivo de buscar los puntos de la montaña y tal vez la victoria de etapa, pero que ante la pasividad del pelotón, se fue alejando hasta llegar a tener más de 9″ de ventaja y de la que finalmente salió el nuevo líder no solo de la general sino también de la camiseta de los jóvenes Giulio Ciccone, otro gran prospecto italiano que seguramente estará el año entrante al servicio de Vincenzo Nibali y que en unos años estará pedaleando por la general de grandes vueltas.

También en la escapada estaba como era de esperarse Tim Wellens, el líder de la clasificación de la montaña que en compañía de Thomas De Gendt conformaron la que a mi gusto sería la mejor estrategia de equipo de la etapa, en este caso, para cazar los máximos puntos en la montaña y conservar la camiseta de las pepas rojas. La tarea no iba a ser fácil pues Ciccone había arrancado la etapa con la misma ambición y era el ciclista a marcar, pero las buenas decisiones y los ataques oportunos de De Gendt, ayudaron a que Wellens se consolidará en este rubro. Además la buena suerte no terminó ahí, pues el hecho de qué Ciccone se vistiera de amarillo también ha jugado a su favor. En las próximas etapas Ciccone estará atado al pelotón y no podrá descontarle puntos, lo que permitirá que Wellens recargue baterías y descanse por lo menos hasta la etapa 13 (yo creo que la 14) para salir en una nueva aventura por los puntos de montaña.

No puedo olvidarme del ganador de la etapa, Dylan Teuns, que trabajó medido, controlando sus fuerzas para llegar al último puerto de montaña con energía suficiente para batir a Ciccone (que dentro de la escapada era el favorito a la etapa) y convertirse en el tercero de la general.

La carrera y el grupo principal

Uno no puede alegrarse de ver a once de los favoritos llegar en un lapso de 20″ después de siete premios de montaña. Desde Geraint Thomas hasta George Bennett, hubo una distancia de 18″, muy poca para el perfil de la etapa y se entiende por una razón: el pelotón no se llevó de la forma correcta, nadie quería tomar las riendas de la carrera y gastar antes de tiempo, pero ese ahorro de energía solo juega a favor de un equipo y yo creo que todos ellos lo saben.

La única vez que recuerdo ver a Froome en problemas, fue en una etapa en la que los equipos iniciaron la batalla desde el principio de la etapa y todo el equipo Sky quedó cortado, al punto en el que la organización tuvo que extender el tiempo límite para que Froome no perdiera a todos sus gregarios. En mi opinión, la forma de sacar de punto al equipo de Thomas y Bernal es esa, es hacerles la carrera dura en el principio y no esperar al último premio de montaña.

Hablaba el periodista de ESPN de una encuesta que ha hecho la UCI preguntándole a los aficionados sobre opciones para hacer la carrera más interesante, pero en mi opinión la única forma de lograrlo es que los ciclistas y los directores de los equipos entiendan que su deporte también tiene que dar espectáculo, que para mantener la afición cautiva durante el tiempo que dura una etapa hay que ser agresivos y no solo pedalear para preocuparse por la etapa en el final.

Bueno, en todo caso, la carrera se limitó a dar emociones en el último premio de montaña que iniciaba a 7 kilómetros de la meta y ofrecía como espectáculo rampas de hasta el 24% de desnivel en el último kilómetro. Un final un poco mentiroso, pues los verdaderos escaladores no iban a luchar por hacer diferencias en la meta, sino que intentarían no perder tiempo entre ellos, pues los verdaderos favoritos serían los especialistas en clásicas que sobrevivieran al final.

Lo explico

A mi me llamó mucho la atención el embalaje final del grupo de favoritos entre dos, si se quiere tres ciclistas de características tan diferentes, por un lado Geraint Thomas que es el campeón defensor, excelente contrarrelojista y que se defiende muy bien en la montaña (muy del estilo de Tom Dumoulin), por otro lado Julian Alaphilippe, un experto en clásicas y carreras de una semana que tiene muy buena punta de velocidad, pero además está acostumbrado a finales que pican para arriba (similar en características a Alejandro Valverde, el campeón mundial que el año pasado ganó en una etapa con una subida parecida a esta antes de la meta) y finalmente Thibaut Pinot que es un ciclista que entrena la mayor parte del año en estas mismas montañas y las conoce a la perfección (muy similar a lo que le pasa a Richie Porte cuando corre en Australia a principio del año y nadie le gana).

A los que me preguntaron les dije, este no era un premio de montaña para escaladores, era un premio de montaña para clasicómanos y lo que vimos hoy, no lo vamos a ver en un premio de montaña de 15 kilómetros con gradientes de 8% o 9%. Es ahí donde veremos a Egan Bernal, Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Vincenzo Nibali, Adam Yates, Richie Porte y Mikel Landa.

Si se sienten desanimados con los ciclistas colombianos, están equivocados, falta la verdadera montaña dura del Tour y falta que todos los ciclistas pasen los 2000 metros de altitud para empezar a preocuparse. Al contrario, Quintana terminó tan bien, que atendió a la prensa y estaba sonriente, seguramente también porque terminó delante de Landa y ha dado un golpe de autoridad al interior de su equipo. Ha pasado el día sin desperdiciar energía como lo había prometido y aunque yo reclamaba la necesidad de recortar diferencia en la general, me di cuenta que hizo una carrera muy inteligente por la forma en la que se dio la etapa.

Las estrategias

Otra vez Movistar Team fatal, yo entiendo que se vio muy bonito Valverde poniendo el paso en el grupo principal y pasando dos veces a trabajar para Landa y Nairo, pero finalmente el equipo quedó totalmente desarmado y a los dos capos les tocó refugiarse en la parte de atrás. Cuando atacó Landa, los otros ciclistas no se apuraron y lo dejaron ir adelante en un esfuerzo que terminaría con la pérdida de 2″ frente a su principal rival en la carrera: Quintana. Esto deja ver que Movistar no tenía estudiada la subida y que Landa solo supo gastar energía innecesariamente.

Groupama – FDJ ha demostrado que sabe lo que vino a hacer. Ha traído a un escalador muy fuerte (David Gaudu) que se encargará de marcar el ritmo para Pinot en las etapas que seguramente ya tienen marcadas en el calendario como oportunidades para tomar ventaja. Hoy era una de esas etapas y Gaudu respondió muy bien. Pinot seguramente esta noche va a dormir tranquilo.

En la última subida el Team INEOS solo tuvo a tres ciclistas en el grupo principal. Michał Kwiatkowski supo hacer su trabajo y luego perder más de 11′ con su jefe de filas. Está muy claro que al equipo la etapa de hoy no le preocupaba y que sus gregarios tienen la orden de ahorrar toda la energía que les sea posible para los días que vienen.

Los demás equipos han intentado sobrevivir con lo que han podido y tal vez solo el BORA – hansgrohe ha colaborado con el Movistar en lo que ha sido el momento más curioso de la etapa, pues pudimos ver a Peter Sagan discutiendo con un compañero porque al parecer lo sacaron de punto y esto lo hizo perder contacto con el grupo de los favoritos y yo creo que el esperaba llegar más cerca a la punta.

Los favoritos

Hoy no se marcaron muchas diferencias, así que me limitaré a decir que bajan:

  • Vincenzo Nibali que perdió contacto en la última subida y ahora está a 1’13» de Thomas
  • Romain Bardet que no pudo mantener el ritmo y aumenta su desventaja luego de una desastroza contrarreloj
  • Warren Barguil que intentó una escapada, solamente para ser capturado y luego dejado atrás sin tener ningún tipo de trascendencia en la etapa.
Etapa 7

Mañana tenemos una etapa plana en la que seguramente volverán a ser protagonistas los embaladores. Algunos piensan que llegará la fuga, pero yo creo que cualquier intento será controlado, pues esta semana no habrá más oportunidades para sacar una buena renta en la lucha por la camiseta verde. Sagan seguramente va a defender algunos puntos, pero las principales oportunidades de victoria estarán en Elia Viviani, Caleb Ewan y Dylan Groenewegen